Cuando nuestra gente está exigiendo dignidad, y los muertos y mutilados por hacerlo están más vivos que nunca en nuestras memorias, sería una desfachatez el montar una fiesta, por muy “modesta” y “austera” que la pinten.


La Noche Alba es una jornada tradicional para el pueblo colocolino desde el año 1992. En ella se presenta a los jugadores y cuerpo técnico que defenderán los colores del club durante la temporada, una fiesta que nos reúne. Sin embargo, este año los ánimos no están para carnavales.


Chile despertó, corea el pueblo chileno que se manifiesta en Plaza Dignidad desde hace 77 días. Si bien se han anunciado cambios, no se ha tocado el problema de fondo: el sistema neoliberal y la desigualdad que trae aparejado. Y, peor aún, desde el gobierno se desató una represión nunca antes vista desde la vuelta a la democracia. Según las cifras del INDH, organismo que vela por la protección de los Derechos Humanos en Chile, al 30 de diciembre de 2019 hubo más de 3 mil personas heridas en contexto de manifestaciones. Son 359 personas las que han sufrido trauma ocular, perdieron su visión. Y se interpusieron 5 querellas por homicidio y 18 por homicidio frustrado.


Extrañamos ver a Colo Colo en la cancha. Sabemos que muchos quieren ver a Matías Fernández en acción y al supuesto tapado. Pero cuando nuestra gente está exigiendo dignidad, y los muertos y mutilados por hacerlo están más vivos que nunca en nuestras memorias, sería una desfachatez el montar una  fiesta por muy “modesta” y “austera” que la pinten.


No podemos borrar lo que ha pasado en el país con el cambio de año… Por Gustavo Gatica, que no podrá ver a Matías en cancha tras perder sus dos ojo. Por Alex Núñez, quién fue golpeado en una comisaría de Maipú y falleció producto de los daños provocados por la golpiza. O Mauricio Fredes, quién huyendo de la represión cayó a una fosa eléctrica y recibió el chorro del carro lanza agua hasta morir de asfixia por sumersión, según testigos del hecho. Los tres hinchas del popular y que no tendrán la “dicha” de estar en esta “fiesta”.


En fin, sabemos que a ByN le conviene que la normalidad se restituya, con ello volverá a rodar el negocio y se mantendrá el sistema que tanto rédito ha entregado a los controladores de la concesionaria. Sin embargo, como hinchas del equipo del pueblo no comulgamos con esta falsa fiesta. Sin justicia social, la Noche Alba será más bien un espectáculo gris y carente de sentido para gran parte de la hinchada del popular.

1 COMENTARIO

  1. Una cosa es el fútbol, y la otra es la lucha social, hay gente que trabaja deo fútbol sobre todo en el monumental donde hay trabajadores a los cuales a todos les pagan un buen sueldo gracias a la lucha. Hay que dejar que la gente trabaje y respetar a los que aun seguimos luchando por un país mejor.
    Si boicoteamos la noche alba, se debió boicotear todo tipo de fiestas como la de año nuevo en cada casa o cualquier festejo de la gente. Saludos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí