La información ya se había anunciado hace un par de meses, pero hoy fue ratificada.

El vicepresidente de Blanco y Negro, Harold Mayne-Nicholls, afirmó en una conferencia de prensa que todo el plantel femenino tendrá contrato de trabajo. La idea, que nació de Aníbal Mosa, se enmarca en el requerimiento de que las jugadoras tengan las mismas condiciones que los futbolistas del primer equipo.

El problema radica en que estos no cuentan con ningún valor, ya que “no pueden ser registrados en la ANFP. Los vamos a registrar igual nada más que como una cosa simbólica”.

Por ende, para que esta situación cambie y se pueda profesionalizar el fútbol femenino, enfatiza que la idea debe reproducirse en otros equipos: “Esperamos poder seguir avanzando con el tiempo y que eso también implique un desafío para los restantes clubes, cosa que podamos inscribir a nuestras jugadoras en la ANFP y en la Federación, por lo tanto, al formar jugadores y que emigren a otros clubes, a los clubes que formamos nos llegue un recurso y podamos seguir invirtiendo, porque en este momento lamentablemente no es posible”.

En relación a los fichajes, Mayne-Nicholls aseguró que aspiran a contar con 24 jugadoras en total y que en febrero el plantel esté totalmente constituido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí