Con casi un año de funcionamiento, RutaAlba se convirtió en un ejemplo para varios colocolinos y colocolinas. Desde una actividad organizada por el Club Social levantaron un movimiento que acompaña a personas en situación de calle y busca transformar sus vidas.

En abril del año 2019, cuando el Club Social y Deportivo Colo-Colo cumplió 94 años, comenzó a gestarse este noble proyecto. Los miembros del CSD invitaron a los socios y socias a entregar apoyo a personas en situación de calle. Siete de los hinchas y socios asistentes se encantaron con la actividad y decidieron seguirla realizando a lo largo del año. Allí nació RutaAlba.


Viviana es una de las voluntarias de este proyecto. Reservar su apellido es una decisión propia, ya que asegura que no les interesa figurar con esta actividad tan noble. Sin embargo, a través de sus palabras se refleja lo orgullosa que está del trabajo realizado.


“En total somos siete voluntarios que nos encargamos de retirar donaciones, cocinar, entregar las colaciones y mucho amor a los hermanos en situación calle”, indica Viviana. La ruta se realiza entre Quinta Normal y Renca. Los días martes, jueves y sábado comienzan con las colaciones a eso de las 20 hrs y terminan pasado la medianoche.

En palabras de Viviana “el propósito es ayudar a quienes más lo necesitan, a quienes jamás tuvieron oportunidades, a quienes la sociedad discrimina, a los que más sufren con la desigualdad que existe en el país. Es nuestra manera de luchar ante todas esas injusticias”, señala.


Pese a que la agrupación posee menos de un año de existencia, su trabajo los llena de gratificación. Además de apoyar a las personas en situación de vulnerabilidad a través del alimento, buscan mejorar su calidad de vida en diferentes aspectos. Les celebran sus cumpleaños, algunas veces los llevan al estadio, les preparan cenas especiales, etc. Sin ir más lejos, el pasado diciembre, celebraron la primera #CenaRutaAlba y compartieron una comida navideña con estas personas.


Viviana dice que las personas que reciben las colaciones y el acompañamiento de RutaAlba los retribuyen con abrazos y se han transformado en sus amigos. “Algunos nos dicen que, desde que llegamos, sus vidas cambiaron”, añade.


Por ahora reciben donaciones anónimas y organizan rifas para realizar las actividades. Sin embargo, están dispuestos a recibir colaboración de parte de hinchas, socios y socias. La idea es continuar con esta labor y “sería lindo llegar a otros lugares”, cierra.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí