Esta semana destacamos a un grupo de hinchas y socios que está pronto a inaugurar una estatua en homenaje a Francisco “Chamaco” Valdés en el Estadio Monumental.

Algunos vieron como “Chamaco” se convirtió en ídolo no solo de las y los colocolinos, sino que de todo un país. Otros no lo vieron jugar, pero sus abuelos, padres y tíos les contaron de este jugador que los hizo ilusionarse con la Copa Libertadores del 73´y la dupla que conformaban con Carlos Caszely.

Sebastián Olivares es uno, de tantos otros, que participa en la campaña “Una Estatua Para Chamaco”. Cuenta que la idea nació hace varios años, con la activa participación del ídolo albo en las actividades que buscaban sacar a Blanco y Negro, sociedad anónima que controla al club desde su quiebra, de la administración del club. Pero fue hace tres años que, junto a distintos miembros del Club Social y Deportivo Colo-Colo, decidieron hacer realidad el homenaje.

Si bien la historia de Colo-Colo está rodeada de ídolos y referentes: David Arellano, Cuá Cuá Hormazábal, Marcelo Barticciotto, Carlos Caszely, etc. Olivares explica que se optó por la figura del fallecido mediocampista, ya que reunía a varias generaciones de colocolinos.  

“La idea es unir generaciones de colocolinos y colocolinas, que se puedan impregnar de la historia del club y que nos involucremos con ella. Para que los más viejos puedan evocar el recuerdo de verlo jugar y para que las nuevas generaciones sepan que Colo-Colo tiene una gran historia y puedan hacerla propia”, explica.

Lo admirable de esta iniciativa es que movilizó a hinchas colocolinos en todo Chile y, también, a simpatizantes de otros equipos. “La familia de don Chamaco; en Viña del Mar realizamos una Tocata para Chamaco; en Puerto Montt se hicieron campeonatos de fútbol; la gente de “La Río” y la Filial Chamaco Valdés; la gente del club donde nació Chamaco; distintos diseñadores que colaboraron con impulsar la campaña y el mismo CSD Colo-Colo, que conseguía los permisos con Blanco y Negro para realizar colectas en el estadio”, destaca Olivares entre los artífices del homenaje.

Tal fue el impacto de la campaña que existen montones de anécdotas en estos tres años. Una de ellas ocurrió en Viña del Mar, donde vive Sebastían. Allí encontró un afiche de “Una Estatua para Chamaco”en un negocio local, y al conversar con la dueña del almacén, resultó ser una de las sobrinas del ícono albo: Celia. Ella, por supuesto, también se involucró activamente en la campaña tras el curioso encuentro.

Para hacer realidad el monumento en honor al finalista de la Copa Libertadores del 73’ realizaron distintas actividades: crowdfunding, colectas en el Estadio Monumental, fiestas, venta de vinos, comidas, venta de poleras, campeonatos de fútbol, entre otras. Esto llena de orgullo a los organizadores, ya que resalta que como socios e hinchas demostraron que es posible realizar este tipo de actividades desde la organización y el amor por el club, sin apoyo de empresas patrocinantes.

Gracias a este esfuerzo de distintos socios e hinchas, apenas finalice el aislamiento preventivo por la pandemia de COVID-19, quedará para la posteridad una estatua de Francisco “Chamaco” Valdés a cuerpo completo en el Estadio Monumental. Para que “Chamaco” no sea olvidado y recordar que los colocolinos y colocolinas son los encargados de mantener viva la historia del club.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí