En el año 1991, Colo Colo disputó la Copa Libertadores por quinceava vez en su historia. En esta edición, sería junto a Deportes Concepción, los representantes chilenos en la competición.

El popular” venía de ser tricampeón de Copa Chile; al ganar las ediciones 1988, 1989 y 1990. Además de obtener el bicampeonato nacional, tras ser campeón de primera división en 1989 y 1990. Colo Colo venía arrasando y era sin duda alguna, el mejor equipo chileno.

Internacionalmente a Colo Colo no se le daban los resultados. En la edición de 1990 de Copa Libertadores, el popular quedó eliminado en los Octavos de Final, contra Vasco da Gama. No obstante, los refuerzos para la siguiente temporada serían determinantes.

A finales del año 1990, llegaría el hombre que lo cambió todo; el yugoslavo, Mirko Jozić, quién reemplazaría a Arturo Salah como entrenador de Colo Colo. A principios de 1991, Gabriel Mendoza, Patricio Yáñez y Luis Pérez, se convirtieron en los refuerzos albos para conquistar la Copa Libertadores.

Colo Colo pasó la fase de grupos de forma invicta, superando a LDU, Barcelona y Deportes Concepción. Ricardo Dabrowski fue el goleador de Colo Colo en esta fase, marcando importantísimos tantos, que metieron al popular en la segunda ronda.

En los octavos de final, se enfrentó a Universitario de Perú. Un empate sin goles, en uno de los partidos más difíciles de aquella copa, y una victoria 2-1 como local, obtenida gracias a un doblete de Rubén Espinoza, ponían a Colo Colo en cuartos de final.

En cuartos, esperaba el siempre complicado Nacional. Sin embargo, Colo Colo se agigantó y en una cátedra de buen fútbol, venció 4-0 en Santiago. Posteriormente, perdió 2-0 el partido de vuelta, pero no fue suficiente para aguar la clasificación alba a semifinales.

La semifinal se jugó contra el gran favorito; Boca Juniors. El cacique perdió 1-0 en La Bombonera, sin embargo, en el partido de vuelta, el popular superó a al cuadro trasandino por 3 goles a 1; doblete de Rubén Martínez y el gol imposible de Marcelo Barticciotto, fueron las anotaciones albas, en la denominada Batalla de Macul”.

La final de ida entre el campeón vigente, Olimpia, y Colo Colo, terminó con un cero a cero, que dejó la llave abierta para la vuelta en Santiago. Sin embargo, el cacique llegaría con las bajas por lesión y suspensión de Ricardo Dabrowski, Patricio Yáñez y Rubén Martínez. El elegido para comandar el ataque albo sería Luis Pérez, quién haría su debut en la competición.

Un 5 de junio de 1991, Colo Colo recibió a Olimpia en el segundo partido, de la final de Copa Libertadores 1991. Un Monumental repleto esperaba al cuadro albo, con el sueño de proclamarse campeón de América, y una foto de equipo para la prosperidad, con la presencia de “Monito”; un hincha quién se coló en la foto tomada al plantel precio al encuentro.

Los escogidos por Mirko Jozić fueron: Daniel Morón; Miguel Ramírez, Lizardo Garrido, Javier Margas, Gabriel Mendoza, Eduardo Vilches; Jaime Pizarro, Rubén Espinoza, Juan Carlos Peralta, Marcelo Barticciotto y Luis Pérez. Al minuto 38, Leonel Herrera reemplazó a un lesionado Gabriel Mendoza.

Corría el minuto 12 de partido, cuando Luis Pérez hace una diagonal desde el sector izquierdo, realiza una pared perfecta con Rubén Espinoza, quién lo habilitó para dejarlo mano a mano frente al portero paraguayo; Pérez no falló, y con un ajustado remate, puso el 1-0 para Colo Colo.

Las emociones no se harían esperar, y sólo 5 minutos más tarde, llegaría el segundo. Marcelo Barticciotto corrió por la banda derecha, lanzó un centro a media altura, un defensa resbala, Luis Pérez controla y elude hábilmente al defensor, girándose 180° para perfilarse frente al portero, que nada pudo hacer ante un derechazo cruzado, que ponía el 2-0 en el marcador.

Colo Colo logró sobreponerse a la lesión del “Coca” Mendoza con el ingreso de Herrera. Pero no fue hasta el minuto 84 que se sentenció la historia; Jaime Pizarro cambió de frente, le llegó a Barticciotto, quién con un centro razo al segundo palo, encontró al ingresado Leonel Herrera, quién decretó el 3-0 definitivo con que Colo Colo era campeón de América.

Leonel Herrera fue expulsado en el robo de la Libertadores 73′, y fue Leonel Herrera hijo, quien acabó por convertir a Colo Colo en campeón de Libertadores. Épico, poético, llámese como quiera. Lo cierto, es que Colo Colo era campeón de la Copa Libertadores.

Mirko Jozić afirmó en su llegada, que quería ser campeón de Libertadores, y lo consiguió; revolucionó el fútbol en Chile, consiguió el anhelado tricampeonato, Copa Libertadores, Copa Interamericana, Recopa Sudamericana. Creó un equipo, el cual marcó una época, y hoy, 29 años después, sigue siendo recordado como el mayor logro deportivo por un club nacional.

Artículo anteriorGOLES CON HISTORIA: Pablo Mouche, Colo-Colo 1 Athletico Paranaense 0
Artículo siguienteEfeméride: Colo Colo pierde la final de la Copa Libertadores 1973

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí