La actual pandemia detuvo el fútbol nacional en marzo y así Colo-Colo cumplirá el periodo más largo en su historia sin disputar un partido.

La Asociación Nacional de Fútbol Profesional anunció que el Campeonato AFP PlanVital 2020 se reanudará el 31 de julio, con tres semanas previas de aclimatación para los equipos. Si todo funciona bien y el torneo puede reanudarse como prevé la ANFP, Colo-Colo volverá a la cancha luego de 142 días sin jugar.

Será el periodo más largo de inactividad del Cacique, incluso superando al del año pasado. Luego de las manifestaciones ocurridas el mes de octubre y la posterior suspensión del Campeonato AFP PlanVital 2019, Colo-Colo pasó 94 días sin disputar un partido. El último duelo que Colo-Colo jugó el 2019 fue el 16 de octubre ante Huachipato (2-2) y luego de eso volvió a retomar el fútbol en enero del 2020 para las semifinales de la Copa Chile.

Ambas ocasiones superan cualquier tipo de receso que ha sufrido Colo-Colo y el fútbol chileno. En 1973, Colo-Colo sufrió una pausa meses antes del golpe de Estado, que se extendió desde julio hasta octubre, debido a compromisos de la selección chilena y luego la contingencia nacional. En dicha interrupción del torneo chileno, el Cacique disputó solo partidos amistosos en el extranjero y así, por 85 días, Colo-Colo no jugó en Chile.

Sin duda el fútbol y sobre todo el Cacique han traído inmensas alegrías al pueblo chileno. Colo-Colo es unión y alegría, es triunfo y grandeza. El escritor Luis Urrutia O’Nell teoriza que Colo-Colo 73’ logró retrasar por unos meses el golpe militar gracias a que el éxito del equipo, que llegó a la final de la Copa Libertadores, logró alegrar y unir a un país. Según comentó Urrutia a Radio Biobio, Luis Álamos le contó que “antes de los partidos importantes, el presidente lo llamaba y le decía ‘ojalá que ganen para mantener unido al país'”.

En tiempos de incertidumbre como este, donde el país atraviesa una crisis sanitaria por una pandemia que trae cifras para nada alentadoras, la alegría del fútbol se extraña como nunca. Recordar el último triunfo, en Libertadores frente a un equipo brasileño luego de un pésimo inicio de campeonato nacional, es un pequeño remedio para la angustia que se vive.

Las ansias por volver a ver a Colo-Colo se sienten entre los hinchas, quienes a través de sus pantallas rememoran los grandes momentos del Cacique, las experiencias en el Estadio Monumental que parecen lejanas pero no se olvidan. Cuando el Popular regrese, sea cuando tenga que ser, el colocolino podrá volver a sentir esa alegría que no se halla en otra parte. Que regrese, porque vivir sin Colo-Colo no lo merece nadie.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí