El Dato Popular de esta semana es Tienda 1925. Inicialmente llamada “Colo-Colo para vivir”, esta tienda vende distintos productos del Cacique para niños y adultos a través de Instagram. Su dueña además ideó un emprendimiento de bordados inspirados en Colo-Colo: BordAlbo.

Camila Arias comenzó la tienda “Colo-Colo para vivir” el 2018, luego de que varias personas le preguntaran dónde había conseguido la polera que tenía con esa frase. El nombre surgió de su tesis, que la hizo pensando en el Popular y el feminismo.

Egresada de Diseño en Comunicación Visual y en busca de trabajo, Camila decidió sacarle provecho a su amor por Colo-Colo y su ingenio.

– ¿Cómo nació la tienda?

Me hice una polera con la frase es “Colo-Colo para vivir”. Un amigo la vio y me dijo que debería venderla. Estudié Diseño en Comunicación Visual y en ese tiempo estaba sin pega. Pasaba currículo en todos lados y pensaba, ‘Qué lata vivir con mi mamá y no tener ni diez lucas para pasarle’. Así que dije, tengo que sacar mis dotes de diseñadora y colocolina. 

A mi me gustan muchos los niños. Yo trabajo en la filial Maipú y estoy muy ligada a ellos. Empecé a pensar que los productos del club no están muy enfocados en los niños: siempre hay tazones, poleras, indumentarias que son para adultos. No se abarca mucho el tema de los niños. Así que dije, ¿sabes qué? Voy a crear esto, pero dirigido a los niños.

¿Cuáles son tus productos?

Las primeras poleras que hice fueron para niños. Después empecé con los morralitos para lo niños, y luego hice un Memorice (un juego para aprender sobre personajes y momentos del club), donde me fue súper bien. Después posavasos, más cosas, pero lo que más se vende son poleras. Así que de eso nació, de la necesidad de trabajo y también de abarcar el mundo de los niños. Que ellos conocieran la historia de Colo-Colo, que se empezaran a preguntar porqué esto y porqué esto otro. 

¿Cómo pasaste de “Colo-Colo para vivir” a “Tienda 1925”?

Blanco y Negro S.A. me retó por el uso de “Colo-Colo” en mis productos. Yo iba al estadio, vendía en varios lados, ellos se enteraron y amenazaron que me iban a demandar si seguía usando el nombre del club, por lo que nació la necesidad de cambiar. Ahí le pusimos Tienda 1925. Fue bastante charcha la situación.

¿Cómo ha afectado la pandemia a tu negocio?

Lamentablemente por esto de la pandemia no he podido seguir, más que nada por el riesgo. En marzo tuve que dejar de producir. Me siguen pidiendo la polera “Colo-Colo para vivir”, los Memorice y los morrales. Ahora me fui por el tema de los bordados (Instagram: @bord.albo). Amo bordar. Invertí dinero, compré todo por internet para empezar a moverme por otro lado. Y ya me han encargado. 

Cuando termine la pandemia tendré los dos negocios. Pero está bien, hay que ir conociendo mundos y reinventarse. Voy a seguir con los tazones, las poleras y todo eso.

View this post on Instagram

1925🇾🇪🧵♥️

A post shared by ▫️1925▫️ (@bord.albo) on

Artículo anteriorGOL TRISTE: El empate de Antofagasta
Artículo siguienteEfeméride: Colo Colo campeón Copa Digeder 1988

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí