En medio de las denuncias de violencia intrafamiliar interpuesta por Valeria Pérez y el no pago de pensión alimenticia por parte de Leonardo Valencia, se conocieron nuevos detalles sobre la relación.

El volante albo sigue estando en el centro de la polémica, luego que su ex pareja y madre de sus hijos, Valeria Pérez, públicara en sus redes sociales lo que vivió junto al futbolista.

La denunciante, conversó con “El Desconcierto” donde contó su experiencia durante los 10 años de relación con Valencia.

3 meses después que el jugador de Colo-Colo abandonara la vivienda donde residen sus 3 hijos y su ex pareja, ella asegura no recibir ningún tipo de ingreso por parte del seleccionado nacional.

“Leo estaba tratando mal a mi hijo (9). Los dos estaban entrenando y el niño le estaba pegando a la pelota con la pierna derecha. El Leo quería que le pegara con la izquierda y mi hijo le decía que no podía, que era su pierna mala” recuerda Valeria, además, agregó que Leonardo explotó y trató a su hijo de mediocre, provocando que ella lo encarara, a lo que el futbolista respondió: “Qué te meti vo fea culia, ándate para arriba”.

Siendo este el último episodio de violencia vivido por la mujer.

La mujer de 26 años, recordó las desagradables situaciones que debió vivir junto al ex jugador de Botafogo. La primera de estas ocurrió cuando Valencia era jugador de Universidad de Chile, motivado por los celos la increpó por, supuestamente, estar mirando a otros hombres, además de golpearla.

“Oye me pegaste y estoy embarazada” recuerda haberle dicho Valeria al interior de la casa. Situación que llevó a la mujer a presentar la primera denuncia el 18 de julio de 2011 en la comisaría de Talagante.

Luego de esto, Valencia llegaría a jugar en Unión La Calera e insitía en que volvieran a estar juntos. La dirigencia del club le otorgó una casa, por lo que Valeria decidió irse con su primer hijo a La Calera, pensando que la situación podría cambiar.

Gran parte del día la pasaba en su casa, sin siquiera poder salir a comprar. “No me dejaba, siempre tenía que ir con él y para no tener atados le decía que bueno”. Recuerda la afectada.

La situación empeoró el 16 de marzo de 2012, previo al encuentro entre Unión La Calera y Universidad Católica. En esta ocasión, el futbolista decidió encerrar con llave a Valeria en su casa, el hecho fue alertado por un vecino Carabinero, quien corrió a buscar a Valencia para pedirle las llaves de la casa y lo amenazó con llevarlo detenido si no lo hacía.

Con el pasar de los años los golpes, insultos y malos tratos se hicieron comunes por parte del futbolista a su pareja de ese entonces, llegando incluso a ser condenado a penas de 41 y 61 días, para ambas situaciones el tribunal otorgó pena sustitutiva prohibiendo que el jugador se acercara a la víctima por un año.

Tras una temporada en Palestino, partiría en condición de préstamo Santiago Wanderers. Con su vuelta a la capital el año siguiente, la pareja volvió a juntarse y con esto el rendimiento de Valencia aumentó llegando a ser capitán del equipo. Además, comenzó a tratarse con un psicólogo del club.

Tras su buen rendimiento en el cuadro árabe, partió a Universidad de Chile donde no logró consolidarse.

El 2016 volvería a Palestino, donde cumplió una gran campaña en el Torneo Nacional y la Copa Sudamericana, siendo elegido como mejor volante creativo del campeonato chileno por la revista “El Gráfico”.

Este ascenso en su carrera coincidió con su acercamiento a la banda de narcotraficantes “Los Risas”. Valeria recuerda que Leo Valencia los empezó a visitar en sus casas luego que otro jugador del club los presentara, generando más episodios de violencia en el hogar.

Un día llegó con una pistola a la casa y me la puso en la cabeza. Me quería matar, mi hijo le gritó que no, ahí él bajó la pistola. Eso no lo denuncié porque tenía miedo que me fuera a matar” contó la mujer, quién decidió no denunciar los episodios que ocurrieron de ahí en adelante por la influencia de sus nuevos amigos.

Los episodios de violencia siguieron ocurriendo en Brasil, cuando Valencia partió a Botafogo y se mantuvieron hasta abril de este año, cuando el futbolista abandonó su hogar.

Además, la mujer realizó una grave acusación respecto a la muerte del ex cuñado del futbolista, Diego Troncoso, quién perdió la vida durante la celebración del año nuevo 2019 en un confuso incidente.

“Lo que ocurrió en realidad, fue que le ofrecieron dinero a Diego para tomarse una botella de Whisky, estaban bromeando, él aceptó el reto, después le ofrecieron dinero para tomarse una botella de tequila” publicó Valeria en sus redes sociales, asegurando que le habrían dado Cocaína, provocando que el hombre se desmayara y posteriormente muriera en el hospital de Peñaflor.

Leonardo Valencia respondió a estas acusaciones y se querelló contra la madre de sus hijos por calumnias con publicidad.

La situación se encuentra en manos de la justicia, por el momento solo el Club Social y Deportivo Colo-Colo ha tomado cartas en el asunto. Mientras tanto, Blanco y Negro ha decidido mantenerse al márgen de los hechos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí