Hace 11 años Chile sufrió una de las mayores catástrofes de su historia. Sin embargo, ni Colo-Colo, ni el fútbol chileno se quedaron de brazos cruzados y salieron en ayuda de los afectados por este desastre. 

Era la madrugada del 27 de febrero de 2010, cuando el país se despertó en medio de un terremoto de magnitud 8,8, que vino acompañado de un posterior maremoto. Por ello, la ANFP impulsó la campaña “Fútbol por Chile” donde distintos equipos se midieron en beneficio de los damnificados. 

La iniciativa se llevó a cabo por medio de triangulares amistosos de 45 minutos de duración y comenzó un día como hoy, el 5 de marzo de 2010, para terminar el 7 de marzo del mismo año. 

Los encuentros se desarrollaron en San Felipe, La Calera, Valparaíso y Rancagua. Siendo este último el lugar donde jugó el Popular, acompañado del local O’higgins y la Unión Española

Abriendo la jornada, Colo-Colo se enfrentó con el Capo de Provincia. Los dirigidos de Hugo Tocalli vencieron por 2-0, con tantos de Ezequiel Miralles (5’) y Roberto Cereceda llegando al término del encuentro (42’).

El segundo partido fue el descanso para los albos. Los hispanos se midieron con el local y O’higgins se quedó con el triunfo por 2 tantos a 1. Con anotaciones de Kevin Harbottle (12′) y la sentencia por parte de Felipe Rojas (29’). Mientras que el descuento para los rojos fue obra de Leonardo Monje a los 27’.

Al día siguiente, el Cacique volvió a la cancha buscando el campeonato frente a la Unión. Donde finalmente se impuso 1-0 gracias al gol de Rodrigo Millar a los 16′. Con esto, el Eterno Campeón se quedó con la solidaria copa. 

“Colo-Colo Solidario”

Como iniciativa propia, la institución en conjunto con la Garra Blanca impulsaron la campaña “Colo-Colo Solidario”, con el objetivo de recaudar alimentos y artículos de aseo para los damnificados. Especialmente para Constitución, lugar de varias pretemporadas del plantel. 

El proyecto del campeón vigente de ese entonces se llevó a cabo desde el 2 al 7 de marzo y fue un éxito. Tanto así, que los viernes y sábado previos a su término, los voluntarios y voluntarias trabajaron de forma ininterrumpida y recibieron insumos durante toda la noche. 

Incluso, Carozzi, uno de los auspiciadores del Popular, decidió formar parte y donó cinco toneladas en alimentos para todas las víctimas de la catástrofe. 

Así fue como Colo-Colo quiso demostrar su compromiso con el pueblo y estrechó su mano para levantar a miles de familias que perdieron todo después de esa fatídica madrugada de febrero.


Artículo anterior¿Quién cumplirá la regla sub-21 en Colo-Colo?
Artículo siguienteEl renacer de Juan Carlos Gaete como nuevo refuerzo de Colo-Colo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí