El nombre de Santiago García, ex defensa de Unión La Calera, ha tomado fuerza durante las últimas horas para llegar a Colo-Colo. El argentino tiene el pase en su poder y cuenta con una larga trayectoria internacional, ya que jugó en Rosario Central, Palermo, Novara, Werder Bremen y Toluca.

El argentino manifestó en Los Tenores de Radio ADN su interés por llegar al “Cacique”: “Me dijo mi representante que algo hay. Si es así, me encantaría. A un equipo grande como Colo-Colo todos quieren llegar”.

El defensor agregó: “Aún no puedo decir nada porque mentiría. Pero me seduce la idea de pelear títulos. Si bien, en Calera también tenemos esa idea, por un tema institucional y económico hay que remar de más atrás. Me gustaría quedarme en Chile, siento que me acoplé bien”.

Durante la última temporada con el equipo calerano, clasificó a Copa Libertadores y peleó por el título hasta las fechas finales. Jugó 27 partidos y fue un estandarte en la defensa. Su estatura de 1,91 centímetros le permiten tener un notable juego aéreo en las dos áreas. Le caracteriza un buen juego de pies y su ordenamiento defensivo.

El complicado cupo de extranjero

Su llegada se contrapone a la idea dirigencial, quienes han manifestado que no es necesaria la incorporación de un defensor central. Sin embargo, el técnico albo, Gustavo Quinteros, ha manifestado su idea de contar sí o sí con un nuevo jugador en ese puesto para reemplazar a Julio Barroso.

Cabe mencionar que en el actual plantel, los jugadores que pueden cubrir ese puesto son Maximiliano Falcón, Felipe Campos, Miiko Albornoz, Jeyson Rojas, Bruno Gutiérrez y Matías Zaldivia, quien ya entrena a la par de sus compañeros. El directorio confía en esta lista y quiere ocupar el cupo de foráneo en un centro delantero.

Si el nombre de Santiago García se llega a concretar, el centro delantero tendría que ser chileno o usar con Favio Cabral el “método Solari”, ocupando una plaza de juvenil. En el último caso, la llegada de un “9” dependería de si el “Popular” logra desprenderse del argentino Nicolás Blandi.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí