Muchas son las que, desde distintas veredas, han aportado a que el club sea tan grande como lo conocemos. En el Día Internacional de la Mujer, se destaca el papel de estas mujeres en la institución.

La madre de Colo-Colo 

El 19 de abril de 1925, David Arellano y dos de sus hermanos, fundaron el Club Social y Deportivo Colo-Colo. Sin embargo, junto a ellos, siempre estuvo la mujer que les crió y apoyó en cada proyecto que tenían, su madre, Rosario Moraga. 

Nació en Concepción el 4 de octubre de 1864. Contrajo matrimonio religioso con Antonio Arellano en 1887 y siete meses después, nace su primer hijo, que fallece un año más tarde. 

Con el paso de los años, la familia Arellano Moraga fue creciendo, pero también aumentando sus pérdidas. Rosario dio a luz a 11 hijas e hijos, de los cuales sólo 5 lograron superar la niñez y adolescencia. 

Cuando la penquista trataba de seguir su vida con normalidad, recibió otro golpe. Antonio, su marido, cae enfermo por tuberculosis y en octubre de 1911, finalmente fallece.  

Con ello, Rosario recibió el apoyo de su hijo mayor, Alberto. Quien después se fue a ejercer su profesión de profesor a Arica, a donde después lo acompañan sus hermanos Francisco y David

Lo ocurrido en 1925 ya lo sabemos. Pero lo que quizás muchos y muchas desconocen, es que Rosario convirtió su casa en la primera sede del club y, junto a sus amigas, confeccionaron los primeros uniformes del Cacique. Además, fue la primera socia del Popular. 

Incluso después de su muerte, cuando todavía no se cumplía un año del fallecimiento de David, Rosario marcó la entidad alba. Pues, socios del club, dirigentes y deportistas concurrieron a sus funerales para homenajearla, nombrándola como madre espiritual de la institución.

Colo-Colo Femenino 

Muchos años después de la fundación del club, nace la rama femenina de fútbol. Colo-Colo Femenino fue fundado el 30 de septiembre del 2007 y en 2008, debuta con un plantel repleto de seleccionadas nacionales (sub-20, sub-17 y sub-15). Entre las que se destacan Romina Parraguirre y la capitana Yipsy Ojeda

Tres años más tarde, las albas obtienen su primer campeonato nacional y de ahí nada las detuvo. 

En 2012 hacen historia. Con un plantel de honor, las dirigidas por José Letelier se convierten en el primer club chileno en coronarse campeón de la Copa Libertadores de América Femenina. Y con ello, el Eterno Campeón se transforma en el segundo club sudamericano en obtener la copa en sus versión masculina y femenina. 

Dentro de las jugadoras que llevaron al Cacique a la gloria, se encuentran la goleadora histórica Nathalie Quezada, la capitana de la selección chilena femenina y la mejor arquera de la liga francesa (2018-2019) Christiane Endler, las seleccionadas Carla Guerrero y Yanara Aedo, entre muchas otras jugadoras que dejaron en lo alto el nombre del Popular. 

Con todo, el plantel femenino de Macul ya suma 13 torneos nacionales, 3 Copas de Campeonas y una gran Copa Libertadores (en la que también fueron subcampeonas en tres oportunidades). Eso en tan sólo 14 años de vida. 

La historia de Colo-Colo todavía tiene muchas páginas por escribir, y en una fecha como hoy, es importante visibilizar a quienes, con sangre altiva y noble corazón, han dejado su huella en Pedrero, a todas esas mujeres valientes, fuertes y grandes que han defendido y enaltecido el negro y el blanco. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí