El cacique se sacó las “balas” después de la derrota frente a Delfín en el Monumental, y venció a la “U” 3-1 en un partido lleno de picardía

El 15 de Abril de 2018, Colo-Colo se midió ante Universidad de Chile, en el Estadio Nacional Julio Martínez Prádanos, por la fecha nueve del Campeonato Scotiabank.

El popular venía de caer por dos goles a cero por la Copa Conmebol Libertadores. Un resultado sorpresivo, ya que en el papel, el equipo chileno era el favorito para quedarse con los tres puntos, pues contaba con figuras como Jorge Valdivia, Jaime Valdés, Esteban Paredes, entre otros.

Debido a esta derrota, los hinchas de la “U“, recibieron a la hinchada visitante y al plantel de Colo-Colo, con carteles alusivos al encuentro de mitad de semana. En la misma tónica, se dejaron ver delfines inflables de “tamaño real” e incluso, arrojaron uno a la cancha.

Comienzo del partido

Durante los primeros minutos, surgió una discusión entre Jorge Valdivia y David Pizarro, el “Mago” fue amonestado con tarjeta amarilla y quedó condicionado para el resto del partido.

Cuando corría el minuto 6′, tras un grosero error de Carlos Carmona, el venezolano Yeferson Soteldo, aprovechó la instancia para rematar al pórtico de Agustín Orión, quién no pudo contener de buena manera el disparo y tras un rebote, Mauricio Pinilla convirtió el 1 a 0, dando una ventaja momentánea para los laicos.

28 minutos después, una gran jugada colectiva tuvo como protagonista a Octavio Rivero, quién entregó balón en profundidad para Óscar Opazo, que asistió al “Bendito del Área“, quién convirtió después de siete partidos de sequía goleadora.

A tan sólo cuatro minutos del comienzo del segundo tiempo, Valdivia recibió un balón de Matías Zaldivia. Tras ello, asistió en profundidad a Esteban Paredes, que con en un quiebre de cintura dejó sin opciones a Rafael Vaz. Inmediatamente, el delantero albo definió con sutileza al ángulo más lejano de Johnny Herrera, anotando uno de los goles más lindos de su carrera y llegando a la suma de 14 goles frente al archirrival.

No instante, la edición 183 del superclásico no fue sólo goles y abrazos. Posterior a un cruce entre Jean Beausejour y Zaldivia, el lateral universitario fue expulsado por agredir con un “manotazo” al central del cacique, situación que inició una fuerte discusión en medio del campo.

Tras esa jugada, una provocación que ocasionó la tarde de furia del jugador azul. Pinilla después de ver descontrolado a su compañero e intentar calmarlo, terminó discutiendo en duros términos y ambos jugadores terminaron dándose cabezazos entre ellos. El conflicto no pasó a mayores gracias a la intervención de los jugadores.

Esteban Paredes salió lesionado al minuto 74′, besando el escudo, silenciando a la hinchada rival y ovacionado por los hinchas albos. Gabriel Suazo, actual capitán del equipo, sería el encargado de reemplazarlo.

Beausejour no sería el único expulsado del partido, ya que, en el 82′ el árbitro Roberto Tobar, le puso roja directa al volante de la “U“, Lorenzo Reyes y posteriormente, producto de la misma jugada, expulsó al “Torta” sin explicación alguna.

A tres minutos del accidente, el “Mago” giró en la mitad de la cancha y nuevamente metió un pase extraordinario para habilitar a Claudio Baeza, quien con una definición exquisita le levantó el balón a Herrera y anotó el tercer gol de del cacique para cerrar el triunfo albo.

El volante corrió a abrazar Pablo Guede (Director técnico de ese entonces) demostrando el apoyo y la unión con el cuerpo técnico, ya que, el argentino había sido duramente criticado durante la semana y se especulaba una posible renuncia.

Finalmente, Colo-Colo se llevó una victoria en el “superclásico” 183 y alargaría a cinco años su invicto frente a la Universidad de Chile. Posteriormente, el popular superaró la Fase de Grupos de la Libertadores, llegando hasta Cuartos de Final.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí