Colo-Colo se impuso 2-0 a Everton en Viña del Mar. Los ruleteros no pudieron con la alta presión de los albos, que se llevan tres puntos a casa y se ubican cuartos en el campeonato.

Análisis de los jugadores

Brayan Cortés: Bien. No tuvo mucho protagonismo debido a las pocas llegadas de los viñamarinos, pero en cada jugada que debió intervenir estuvo firme. Achicó bien a Waterman en la más peligrosa de Everton y supo salir en los centros.

Jeyson Rojas: Otro gran partido para “El Flaco”. Muy vivo en el anticipo, supo presionar bien arriba y ganó cada duelo que disputó. Rápido en los retrocesos, no permitió que Everton profundizara por su banda. Le falta claridad en el ataque, pero lo intenta constantemente.

César Fuentes: Sólido. Pese a que no es su posición, cumplió muy bien el rol de central. Bien conectado con Gutiérrez, destacó por su buenos cruces y despejes. Además, gracias a sus pases largos, ayudó a que el equipo fuese más propositivo en el ataque.

Daniel Gutiérrez: Muy correcto. Supo ser ordenado y destacó por su buena ubicación. Colabora bien con los laterales y es clave en la salida, demostrando una madurez que pocos tienen a su edad. Se hizo grande en los choques contra Waterman. Vuelve a demostrar que por méritos, merece estar en el once de Colo-Colo.

Gabriel Suazo: Iluminado por Arellano. Gran partido del capitán, quien con el nombre de David Arellano a la espalda, estuvo muy correcto atrás. Cerró bien los espacios y colaboró activamente con Gutiérrez. Además, se sumo a la presión alta de los albos, intentando ser más dañino en sus subidas. A veces le falta precisión al atacar, pero hoy fue clave en la solidez defensiva del popular.

Bryan Soto: Mucha personalidad. Clave en la presión y recuperación de los albos. Bien involucrado con sus compañeros, generando incluso una ocasión de gol. Donde habilitó de taco a Morales, quien no pudo darle bien.

Leonardo Gil: El motor del equipo. Desde su llegada, “El Colorado” ha colaborado mucho en el control del juego. Muy bien en los pases, armando desde atrás el ataque del Cacique. El balón siempre pasó por el, iniciando jugadas de peligro y exigiéndose en el retroceso. Parecía estar en todas partes, realmente inagotable.

Gabriel Costa: Determinante. Comenzó errático en los pases pero fue mejorando. En la primera parte metió un centro a Morales, quien increíblemente lo desaprovechó. En la segunda parte, provocó el penal que puso por delante a los albos. Luego anotó el segundo, lo que selló un gran partido del peruano.

Martín Rodríguez: Maduro. El “Tín” demuestra que volvió mucho más experimentado al equipo después de su paso por México. Encara y es atrevido como siempre, pero también sabe cuando tomarse una pausa y buscar un buen pase. Se centraliza cuando debe, provocando buenas chances de gol. Sin duda, llegó a ser un gran aporte a Colo-Colo.

Marcos Bolados: El distinto. Fue el mejor de la cancha en el primer tiempo. Volvió locos a los defensas de Everton, con sus carreras por la banda y constante desmarque. Cada vez que se perfiló, creó peligro, mostrándose muy solidario en el último tramo de la jugada. En el segundo tiempo se fue desgastando muscularmente, siendo reemplazado por Solari en el 74.

Iván Morales: El hombre del partido. En el primer tiempo desaprovechó dos oportunidades claras de gol, parecía ofuscado. Sin embargo, en el segundo lapso las cosas cambiaron. Supo complicar en poco espacio a los centrales de Everton, mostrándose muy activo en la creación. Asumió la responsabilidad de tirar el penal, con toda una carga encima debido a la reciente muerte de su madre. No obstante, definió con el alma, ajustando el balón al lado izquierdo del arquero. Con un beso al cielo, gritó el primer gol de Colo-Colo. Después, habilitó a Costa para dejar las cosas 2-0. Gran partido que lo consolida como el “9” titular de Quinteros.

Pablo Solari (74′): En pocos minutos mostró lo suyo: agilidad y velocidad.

Miiko Albornoz (’90): Debuta y se estrena en el fútbol chileno.

Leonardo Valencia (’90+2): Salió para la foto.

Gustavo Quinteros: Demostró que hay una clara idea de juego. Alta presión, solidez defensiva y creación en base a los volantes. La apuesta del llamado 4-2-2-2 le está funcionando. Y hoy, gracias a esto, evitó que Everton hiciera su juego. Sabe que que le falta mejorar el último pase y por sobre todo, la definición. Pero no pierde la calma. Gran partido del técnico, que ya suma siete puntos en el campeonato y se prepara de cara al superclásico del próximo domingo.

Artículo anteriorIván Morales: “Fue una semana muy dura para mí, pero quería estar presente”
Artículo siguienteGustavo Quinteros analizó el triunfo sobre Everton

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí