Colo-Colo cayó sorpresivamente por la mínima ante Cobresal y está en riesgo el permanecer como punteros del fútbol chileno. El equipo del cobre supo cerrarse en el fondo y dañar cada vez que pudo mediante la contra a los albos.

El equipo de Gustavo Quinteros rompió una gran racha de partidos invictos, donde igualó la marca obtenida por Jaime Pizarro en 2002 con quince encuentros sin conocer la derrota.

Sin embargo, debe recapacitar de lo que fue esta dura semana para afrontar la que viene, donde debe asegurar la llave a mitad de semana frente a la Unión Española por Copa Chile y disputar el fin de semana lo que será una eventual final.

Uno a Uno de esta derrota

Brayan Cortés: Cumplió un excelente encuentro, donde estuvo atento para salir al mano a mano cada vez que se necesitó, ya que el equipo estaba arrimado en ataque. En el primer tiempo no pasó mayores zozobras, mientras que en el segundo tuvo todo el trabajo. En el gol no tuvo mayor responsabilidad. El único punto negativo, fue salir tan lejos del arco para reclamar un par de jugadas, donde fácilmente pudo ganarse la amarilla.

Óscar Opazo: En la primera etapa cumplió un correcto partido (a excepción de una contra donde Hurtado definió libremente), donde se complementó con su compañero de banda para generar un desdoblamiento constante por la derecha. Pero el segundo tiempo se vio muy complicado ante los rápidos contraataques mineros. En la jugada del gol, existió una falta de comunicación para que alguien lo cubriera, ya que Pol apareció solo por su sector cuando él fue a cubrir el primer palo.

Maximiliano Falcón: Uno de los más bajos del “Popular”. Le costó la marca de Donoso, tardío para salir con la pelota y dejó un vacío por su sector que si Cobresal hubiese aprovechado mejor, habría sido otra historia. En la jugada del gol, Amor fue a cortar el espacio de pase, el Torta salió a cubrir el primer palo y él se desentendió totalmente de la jugada dejando solo a Pol, donde además reaccionó muy lento. Si no fuera porque Amor hizo un partidazo, el Peluca hubiese sido responsable de un marcador en contra más abultado.

Emiliano Amor: El más regular del encuentro. A través de su experiencia, logró cubrir todos los espacios que dejó su compañero y se impuso por arriba constantemente. Eso sí, erró un par de veces al salir jugando, pero su trabajo defensivo se impuso a pesar de tener en frente rivales veloces.

Miiko Albornoz: Se ve mejor físicamente tras cada partido, pero aún así desatendió su banda en un par de ocasiones. En las más peligrosas de Cobresal en cada tiempo, él solo fue un espectador de como el delantero llegaba a línea de fondo para centrar. En ataque, se entendió muy bien con Costa y centró de manera perfecta en una jugada que Jara desvió de cabeza.

Vicente Pizarro: Un relojito. Su juego ya es conocido y lo repitió hoy, donde fue las raíces del ataque colocolino. Tuvo un trabajo más retrasado al ser el único contención por defecto, pero aún así se las ingenió para adelantarse y probar al arco. Salió reemplazado por la necesidad de poner más hombres en ataque.

Leonardo Gil: Tuvo una dura lesión y aún no logra ser el jugador determinante que conocemos. A pesar de estar siempre orquestando el ataque, estuvo un poco más lento a la hora de tomar algunas decisiones. Tuvo el 1-0 para Colo-Colo, pero el palo decidió ahogar su grito de gol. Con el correr de los partidos retomará el ritmo que lo hace figurar constantemente.

Gabriel Costa: Muy buen partido del seleccionado de Perú. Se movió por todo el frente de ataque y abrió la pelota para generar peligro. Además, ocupó muy bien el expediente de media distancia, donde en dos oportunidades estuvo muy cerca de anotar.

Pablo Solari: Sus intenciones de encarar lo hacen un jugador peligroso, pero le está faltando mayor claridad para definir mejor las jugadas. Logró eludir un par de rivales, pero no fue determinante en el último pase.

Iván Morales: Hizo el trabajo de un nueve más luchador, el que choca con los centrales y recibe faltas. Sin embargo, a él le acomoda jugar con más espacio y no tan estacionado en el área, pero con los de El Salvador agrupados en el área difícilmente podría haberlo hecho. Pudo hacer las maletas para la selección de la mejor manera, pero el portero rival evitó que su tiro penal terminara en gol. En algún momento debía fallar. Un complicado partido para el “Tanquecito”.

Joan Cruz: Demostró gran habilidad por la banda, pero el lateral que lo marcó lo hizo muy bien. Fue un partido aguerrido y él lo sintió, donde no tuvo un mayor protagonismo.

Los cambios que buscaron el gol

Ignacio Jara (46′): No entró al ritmo que se esperaría. Pidió constantemente la pelota, pero al tenerla no gravitó. Centró sin destinos claros y se perdió de cabeza una de las más claras.

Marcos Bolados (73′): Entró para acompañar el ataque con un Cobresal completo en el área. Con la salida del “Pibe” se cargó a la banda, pero sus centros no finalizaron bien.

Gabriel Suazo (73′): Le dio un aire fresco a la banda izquierda y se cargó mayormente en ofensiva. Llegó a línea de fondo y se conectó bien con sus compañeros.

Javier Parraguez (78′): Entró para apoyar a Morales en el juego aéreo y tuvo poca participación. Sin embargo, fue determinante para ir por arriba en la jugada que el árbitro cobrara el penal.

Artículo anteriorGustavo Quinteros señaló las razones por las que perdió Colo-Colo
Artículo siguienteDeportista becada por el CSD logró medalla de plata en los Juegos Paralímpicos Tokio 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí